“El cine de Hollywood me aburre” Dice Oona Chaplin

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis. – La nieta de Charles Chaplin, hija de Géraldine Chaplin, Oona Chaplin, dice que “el bicho de la actuación me picó a los 15 años de edad, y no lo pude resistir”.

La joven cada vez descubre la razón por la que se dedica a esta carrera:

“Cada trabajo me da una respuesta diferente, aprendo, y me permite viajar mucho. En realidad estoy muy agradecida, eso es todo lo que sé”.

Con estudios de interpretación en la Academia Real de Arte Dramático en Inglaterra y de flamenco con Emilia del Real, Oona cuenta con una larga carrera como actriz de teatro, televisión y cine.

En televisión, es conocida internacionalmente por su participación en la serie Game of thrones, de HBO, así como The crimson field, producida por la BBC, entre muchas otras. En cine, sus intervenciones recientes incluyen No llores, vuela (2014), de Claudia Llosa; Purgatorio (2014), de Pau Teixidor, Proyecto Lázaro (2016), de Mateo Gil, y Estamos como queremos, de Carlos Marques-Marcet.

–Para usted, ¿cuál es el compromiso de ser actriz?

–Contar historias es un deber que tenemos todos, y cada quien lo hace a su manera, hay gente que lo hace al elaborar tejidos, cocinar o en crear obras de artes, en fin. Lo importante es aprender de las historias ajenas para poder enriquecernos y volvernos mejores seres humanos.”

–¿Dónde le gusta actuar más, en la televisión o en el cine?

–En realidad el medio no me importa, lo que me jala es la historia y la relación del director con esa historia. Ahora, los relatos deben proponer e incitar a reflexionar porque estamos en un momento global muy oscuro, en una confusión muy profunda, de mucho dolor y bastante odio y miedo. Cuando vemos una historia de una experiencia diferente, una propuesta, una alternativa a ese dolor, ya sea en ciencia ficción o un drama familiar, ahí podemos aprender.

“Todo lo que está pasando ahora nos está cuestionando: ¿quién eres tú? y ¿qué vas a hacer al respecto? Todo es una búsqueda. El papel de uno es qué historias queremos contar y compartir. El cine de Hollywood me aburre, esas persecuciones de coches y violencia durante 20 minutos, no cuentan con la sustancia, ni el peso específico como para que pueda enriquecer la vida de su público. Esa narrativa ya está muerta. Pero es una interpretación personal, tampoco soy experta en estas cosas”.

–¿Qué le preocupa de la mala situación en la que se encuentra toda la gente de todas las naciones?

–El miedo es el ciego, hace que la gente construya muros. Hay que cambiar, porque el amor perdona todo. El sufrimiento humano no es nuevo, el genocidio es una parte de nuestra historia, pero ahora a través de los celulares podemos ver más directo el sufrimiento por eso es muy importante narrar las historias de las personas que no tienen voz.

–¿Cree en los políticos?

–Nooo… ¡uf!, los políticos fueron inventados porque no había manera de comunicar a un pueblo, y la gente necesitaba elegir a un representante que luchara por sus intereses, pero ese ya no es el caso. Sin embargo, miles podemos comunicarnos y podemos tomar decisiones a mano alzada, tener una democracia que represente las necesidades y sueños de su gente.

–¿Qué tanto le pesa el apellido Chaplin?

–Me da alas para bien. Es un orgullo pertenecer a una familia que conocen en tantas partes del mundo y que aman porque les ha dado esperanza y risa. Mi abuelo vino de la nada, de la pobreza victoriana, entonces, tener un ejemplo así, que con trabajo, amor, dedicación y determinación hizo sonreír al mundo entero, es sensacional.

Y finalmente comenta que también le encanta actuar con su mamá.

Oona Chaplin estuvo en México para participar como jurado en la competencia de cine de ficción en el segundo Festival Internacional de Cine de San Cristóbal de las Casas.

 

FUENTE: (proceso.com.mx).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AntiSpam *